Patricia Calero

Teléfono: 94 415 74 90
Email: info@kycpsicologos.com

Tipos de Adicciones: Juego Patológico

El juego patológico se caracteriza por la incapacidad que tiene la persona para resistir los impulsos de jugar y por la repercusión y consecuencias que esto tiene en su vida, convirtiéndose en el eje central y pasando todo lo demás a un segundo plano: hijos, parejas, padres...

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS SEGÚN EL DSM IV.

Comportamiento de juego desadaptativo, persistente y recurrente, como indican por lo menos 5 (o más) de los siguientes ítems:

  • Preocupación por el juego (Por ejemplo. Preocupación por revivir experiencias pasadas de juego, compensar ventajas entre competidores o planificar la próxima aventura, o pensar formas de conseguir dinero con el que jugar)
  • Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
  • Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  • Inquietud o irritabilidad cuando intenta interrumpir o detener el juego.
  • El juego se utiliza para escapar de los problemas o para evitar las disforia (p. Ejem. Sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad, depresión.)
  • Después de perder dinero en el juego, se vuelve otro día para intentar recuperarlo (tratando de cazar las propias pérdidas).
  • Se enga&netilde;a a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación con el juego.
  • Se cometen actos ilegales, como falsificación, fraude, robo o abuso de confianza, para financiar el juego.
  • Se han arriesgado o perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo y oportunidades educativas o profesionales debido al juego.
  • Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la desesperada situación financiera causada por el juego.
  • TIPOLOGÍA DE LOS JUGADORES

    No todas las personas que juegan tienen que tener un problema con el juego, hay personas para las que es un entretenimiento puntual y que no les supone ningún problema en su vida. Hay otras, para las que jugar es más que un divertimento y se empieza a convertir en algo serio donde la apuesta cada vez es mayor, y hay otras en las que jugar les supone una crisis personal y una ruina económica. Es por ello, por lo que vamos a clasificar a las personas que juegan según unos criterios.

    La clasificación más aceptada para describir los tipos de jugadores es la siguiente:

    • Jugador social o controlado: juega ocasional o regularmente y esta motivado a hacerlo por placer, entretenimiento, satisfacción o en el marco de una interacción social, pero tiene un control total sobre el juego y puede dejar de hacerlo cuando lo desea tanto si gana como si pierde. En este jugador, independientemente de las ganancias o pérdidas y de la frecuencia con la que juegue, la interrupción del juego esta bajo su control.

      Sin embargo, hay que señalar que cuanto más intensa, frecuente y más se vaya implicando en el juego (dejar de ser un entretenimiento), más probabilidades tiene de llegar a ser un jugador problema.
    • Jugador problema: juega de forma frecuente o diaria, con un gasto habitual que en ocasiones, por exceso, le genera problemas, pero sin ser demasiado graves. Tiene menos control sobre sus impulsos que el jugador social y a pesar de llevar una vida normalizada con su familia y trabajo, cada vez gasta y dedica en juego más tiempo, dinero.

      Se le considera una persona con alto riesgo de convertirse en jugador patológico.
    • Jugador patológico: se caracteriza por una dependencia emocional del juego. Se trata de personas que han experimentado una pérdida de control o que carecen de habilidades para dejar de jugar. Juega de tal manera que su funcionamiento cotidiano se ve alterado y acaba repercutiendo negativamente a nivel personal, familiar y social. El jugador patológico presenta una conducta de juego descontrolado que responde a las siguientes pautas:

      Una frecuencia de juego y/o inversión en tiempo y dinero extraordinariamente altas

      • La apuesta de dinero supera a la planeada en un primer momento.
      • Los pensamientos recurrentes y el deseo compulsivo de jugar sobre todo cuando ha perdido.
      • La necesidad subjetiva de jugar para recuperar el dinero perdido, así como el fracaso reiterado en el intento de resistir el impulso de jugar, son las características distintivas del juego patológico junto a las distorsiones o sesgos cognitivos.
    • Jugador profesional: lo característico en estos casos, es que es una forma de vida, es decir, una profesión. Participan en juegos donde es importante la habilidad personal (pócker - farol - engaño) o hacen trampas para ganar: dados o cartas marcadas. (Labrador y Becoña,1994. ). Son personas que apuestan tras realizar un cálculo ponderado y no llevados por la pasión. Las personas adictas a las tragaperras y juegos de azar nunca podrán ser jugadores profesionales puesto que en este tipo de juegos las destrezas y habilidades personales están totalmente al margen del juego.

    CUESTIONARIO BREVE DE JUEGO PATOLÓGICO

    Cuestionario Breve de Juego Patológico (Fernández-Montalvo y Echeburúa, 1997)

    ¿Cree usted que tiene o ha tenido alguna vez problemas con el juego?

    ¿Se ha sentido alguna vez culpable por jugar o por lo que le ocurre cuando juega?

    ¿Ha intentado alguna vez dejar de jugar y no ha sido capaz de ello?

    ¿Ha cogido alguna vez dinero de casa para jugar o pagar deudas?

    Si ha contestado Sí a 2 o más preguntas, se trata de un probable jugador patológico.